sábado, 21 de julio de 2012

22 DE JULIO DE 1944: FINALIZA LA CONFERENCIA ECONÓMICA DE BRETTON WOODS EN ESTADOS UNIDOS.


Finalización de los Acuerdos de Bretton Woods.

En junio de 1944 –a pocos meses del fin de la II Guerra Mundial- se reunieron 44 delegados de países aliados en la ciudad de Bretton Woods -Estado de New Hampshire, Estados Unidos- con la finalidad de adoptar un sistema común en materia de política monetaria y financiera. Debía entrar en vigencia después de terminado el conflicto.

Complejo Hotelero de Bretton Woods, lugar donde se desarrolló la Conferencia.
En julio se firmó lo que se denominó acuerdo de Bretton Woods, que es la fijación de pautas para mantener la estabilidad de las monedas y normas que reglamentan la concesión de créditos entre países.
Las dos resoluciones fundamentales de este acuerdo son las que crean el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF).

Creación del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BIRF).
El capital del FMI se fijó en 7.800 millones de dólares que serían integrados: Estados Unidos 2.750 millones; Inglaterra, 1.300 millones; URSS, 1.200 millones; China 500 millones y Francia 450 millones. El resto sería completado por los demás Estados. La URSS nunca ratificó el acuerdo ni pagó su cuota. Argentina formó parte de él a partir de 1956, cuando derriban al gobierno nacional y popular y se entroniza una casta oligárquico-liberal obediente a los dictados externos.

Perón jamás quiso subordinarse a los dictados del FMI, pero cuando entró por la ventana el cipayo de Aramburu lo primero que hizo a través de Prebisch fue reconocer disciplinadamente al organismo crediticio internacional.

La condiciones de ingreso al FMI establecen que cada país miembro paga hasta el 25% de su cuota en oro, siempre que este porcentaje no exceda del 10% de la existencia que de ese metal tenga el Estado correspondiente. El resto de la cuota es integrada con la moneda de cada miembro. El oro es depositado en forma proporcional en el tesoro de los cinco países que hicieron el mayor aporte. Los importes en moneda originaria de los Estados miembros, quedan depositados en los Bancos Centrales de éstos.

Oro depositado en los Bancos Centrales de los 5 países que manejan al FMI.
Las finalidades declamativas del FMI son: a) la estabilidad de las divisas con el objeto de lograr un adecuado ordenamiento financiero internacional; b) libre tráfico de pagos internacionales; c) otorgar préstamos a divisas a corto plazo a los países miembros, con el fin de equilibrar las balanzas de pago deficitarias como consecuencia del desequilibrio de la balanza comercial; d) apoyar la expansión equilibrada del comercio internacional.

El FMI "ordeñando" al mundo hasta sacarle la última gota de leche.
Los miembros del Fondo no pueden alterar la paridad oro de sus monedas, las que deben cotizarse en oro o en dólares, con la excepción de que se produzca una profunda alteración en sus balanzas de pagos. Si la modificación supera el 10%, es necesario contar con la aprobación del Fondo.
Estando de acuerdo las cinco potencias principales, el Fondo puede realizar una modificación general de monedas.
La finalidad del BIRF –en teoría- es la de otorgar créditos de inversión a largo plazo. En sus comienzos estos préstamos tenían el objeto de contribuir a la reconstrucción de Europa, devastada por la guerra, pero una vez superada esta etapa, los créditos fueron viabilizados a la producción y a financiar obras de infraestructura.
El acuerdo de Bretton Woods entró en vigencia el 27 de diciembre de 1945. Luego de la firma del tratado original, que debía ser ratificado por los miembros, surgieron una serie de dificultades ya que muchos participantes veían en él una consolidación de la hegemonía financiera estadounidense, ya que la paridad con el oro, otorgaba a este país, quien tenía más stock de ese metal, una posición privilegiada. Como se ha señalado anteriormente, la URSS nunca ratificó el acuerdo, y los demás países lo hicieron ya que era una condición impuesta por Estados Unidos para concederles los préstamos pendientes que había otorgado esa nación. Argentina se negó a ratificar el acuerdo mientras se mantuvo el peronismo en el gobierno, pero lo hizo después que la oligarquía restauradora lo derrocara, cuando era presidente de facto Pedro E. Aramburu.

El "vasco" Aramburu, rendido a los pies del FMI y del BM.

Sin lugar a dudas, con el acuerdo de Bretton Woods, se consolida la posición hegemónica de Estados Unidos en el mundo occidental, lugar al que había aspirado desde la finalización del primer conflicto mundial. Al mismo tiempo, marca la ubicación de Inglaterra, y de los países capitalistas occidentales, en la posición de socio menor del país del Norte.