domingo, 11 de septiembre de 2011

15 DE SEPTIEMBRE DE 1842: MUERE FRANCISCO MORAZÁN, CENTROAMÉRICA ES DESCUARTIZADA COMO TÚPAC AMARU.


“Francisco Morazán, presidente de Centroamérica, es el extranjero hereje que ha desatado las furias místicas. Morazán, nacido en Honduras, no solamente ha unificado a las provincias centroamericanas en una sola Nación. Además, ha reducido a la categoría de meros ciudadanos a los condes y a los marqueses y ha creado escuelas públicas que enseñan cosas de la tierra y nada dicen del Cielo. Según sus leyes, ya no se necesita cruz para la tumba ni cura para la boda; y nada distingue al niño concebido en lecho conyugal del niño hecho, sin contrato previo, sobre paja de establo, que tanto hereda uno como el otro. Y lo más grave: Morazán ha separado a la Iglesia del Estado, ha decretado la libertad de creer o no creer, ha suprimido los diezmos y las primicias de los funcionarios del Señor y ha puesto en venta sus tierras”.
Eduardo Galeano.

Eduardo Galeano.
Francisco Morazán Quezada nació el 3 de octubre de 1792. Gobernó a la República Federal de Centroamérica durante el período 1827-1842.
Fue inconmensurable su victoria en la legendaria batalla de La Trinidad, el 11 de noviembre de 1827. Desde allí hasta su muerte, Morazán dominó la escena política y militar de América Central.
Reconocido como un gran pensador. Intentó transformar Centroamérica en una Nación grande y soberana. Durante su gestión como mandatario de la República Federal, Morazán promulgó reformas liberales, las cuales incluyeron: la educación pública y laica, libertad de prensa y de religión.

Escudo Federal de Centroamérica.
Las reformas de Morazán hicieron que ganara enemigos poderosos. Su gobierno se caracterizó por las enconadas luchas entre liberales y conservadores. Morazán se mantuvo firme en el poder hasta 1837, cuando la República Federal se fracturó, se balcanizó. Esto fue capitalizado por la Iglesia y los conservadores, que se unieron bajo la conducción reaccionaria de Rafael Carrera, lo que terminó por dividir a Centroamérica en cinco Estados.
El 11 de septiembre de 1842 estalló en San José de Costa Rica un motín contra el gobierno de Morazán. 400 hombres, encabezados por el mercenario portugués Antonio Pinto Soares, atacaron la guardia de Morazán de solo 40 salvadoreños.

 El ultrarreaccionario católico Rafael Carrera.

Morazán y sus hombres repelieron los ataques y se replegaron en el cuartel general. Allí le hicieron frente a los insurrectos.

Firma del General Francisco Morazán.
La lucha continuó. En la medida que el conflicto era desfavorable a los sitiados, el capellán José Castro propuso una capitulación a Morazán garantizándole la vida, pero él se negó. Después de 88 horas de lucha, Morazán y sus colaboradores más cercanos decidieron romper el sitio. El general José Trinidad Cabañas con 30 hombres hizo posible la retirada de Morazán y sus oficiales hacia Cartago.


La sedición se extendió hasta ese lugar y Morazán solicitó ayuda a un supuesto amigo: Pedro Mayorga; éste lo traicionó y facilitó a sus enemigos que lo capturaran junto a los generales Villaseñor, Saravia y otros. Villaseñor quiso suicidarse, pero antes de ello resultó herido gravemente. Cayó al suelo bañado en sangre y sobrevivió. Saravia murió luego de sufrir una terrible convulsión.
Se llevó a cabo una comedia de juicio en la cual Morazán y Villaseñor fueron condenados a muerte por las autoridades de facto. Luego, los condenados fueron trasladados al paredón de fusilamiento, instalado en la plaza central de la ciudad. Antes de la ejecución, Morazán dictó su testamento a su hijo Francisco. El General dejó asentado que su muerte era un "asesinato" y declaró: "Que no tengo enemigos, ni el menor rencor llevo al sepulcro contra mis asesinos, que los perdono y deseo el mayor bien posible".  Al general Villaseñor, Morazán le dijo: “Querido amigo, la posteridad nos hará justicia”.
Morazán les pidió el mando del pelotón fusilador y abriéndose la levita y descubriéndose el pecho con ambas manos, y con la voz como quien da órdenes en un acto militar cualquiera, mandó: ¡Preparen armas! ¡Apunten! ¡fue...! No llegó a decir fuego y se oyó una descarga cerrada. Villaseñor, recibe el impacto de los plomos por la espalda y cae de bruces. Entre el humo de la pólvora, se ve que Morazán alza aún la cabeza y susurra: ¡Aun estoy… vivo! Una segunda descarga acabó con la vida del hombre al cual José Martí calificó como a "un genio poderoso, un estratega, un orador, un verdadero estadista, quizás el único que haya producido la América Central".

José Martí, "El Apóstol" cubano.

 Centroamérica hoy, con la bandera de Morazán debería reconocerse en las estrategias de sus hermanos del Sur, encaminados persistentemente en conformar la Unidad Regional soberana, de ahí el Mercosur, la Unasur y el Banco del Sur. No dejemos pasar este momento intransferible para la independencia definitiva de la Patria Grande.

 Reunión de UNASUR en Argentina cunado, por unanimidad, designaron a Néstor Kirchner su Secretario General.