viernes, 8 de octubre de 2010

9 DE OCTUBRE: PERÓN RENUNCIA A SUS CARGOS DE VICEPRESIDENTE, MINISTRO DE GUERRA Y SECRETARIO DE TRABAJO Y PREVISIÓN.

Perón junto al entonces presidente "provisional" Edelmiro J. Farrell.

El 9 de octubre de 1945, los militares de Campo de Mayo por intermedio del general Ávalos exigen a Farrell la renuncia de Perón. Fueron muchos los que sugirieron a Perón que reprimiera el levantamiento. Pero éste se negó a pesar de tener conocimiento de lo mayoritario de las tropas leales a su persona, siempre preparadas para reprimir si era necesario. Esperó la decisión de Farrell. El general Pistarini llegaría con un escueto mensaje de Farrell para Perón: "Él quiere que renuncie".

General Juan Pistarini.

Acto seguido, Perón da la orden de detener cualquier movimiento y solicita un papel. Alguien pregunta "¿A4, mi Coronel?", a lo que Perón responde: "¡Cuaquiera, pelotudo! Es para renunciar". Escribe, entonces: "Excelentísimo señor presidente de la Nación: Renuncio a los cargos de vicepresidente, ministro de Guerra y secretario de Trabajo y Previsión con que vuestra excelencia se ha servido honrarme. Fdo. J. D. Perón".

Perón al día siguiente de su renuncia departiendo con Evita. La verdad, es que muy aflijido no se lo observa.

Al recordar el episodio Perón dice: "La entregué al general Pistarini y dije: "Se la entrego manuscrita para que vean que no me ha temblado el pulso al escribirla" [...]"Se había cerrado un capítulo de mi existencia. Di gracias a Dios por haberme permitido hacerlo sin sacrificar una sola vida en holocausto de la irreflexión o el apasionamiento".

Papel A4 que -finalmente- no usó Perón, algo ofendido.

El 10 de octubre el gobierno aceptó la renuncia de Perón y designó como ministro de Guerra al general Eduardo J. Ávalos. Perón se despide de sus partidarios y en los balcones de la Secretaría es terminante: "Pido orden para que sigamos adelante en nuestra marcha triunfal; pero si es necesario algún día pediré guerra".
Orden y tranquilidad solicita, pero la tensión irá en aumento, en horas más sería detenido.