viernes, 19 de junio de 2015

19 DE JUNIO DE 1884: FALLECIMIENTO DEL INTELECTUAL JUAN BAUTISTA ALBERDI.

Juan Bautista Alberdi en su madurez biológica.

Hubo varios “Alberdis” en cuanto a sucesivas metamorfosis de su pensamiento, en que si hay algo que no se puede es encuadrarlo dentro de un pensamiento único.

En las Bases escribía “[…] que cada afluente navegable reciba los reflejos civilizadores de la bandera de Albión”.
Pasaron 163 años. Los iluminados del progreso o del neoliberalismo (en un vocabulario más actualizado) siguen utilizando como receta invariable las profecías del Alberdi liberal. ¿Por qué se continúa citando a ese Alberdi y no al último? Es decir, al Alberdi maduro, crítico de la guerra contra el Paraguay, defensor del nacionalismo y del proteccionismo económico. El Alberdi de los Escritos Póstumos.

Al producirse la secesión de Buenos Aires, la Confederación Argentina debía ofrecer a Inglaterra alicientes más activos, para que ésta prefiriera establecer contactos más firmes con el gobierno nacional. Con ese fin, el presidente Urquiza –en mayo de 1854- designó a Alberdi ministro en Londres y París. El Licurgo tucumano debió demorar un año su partida porque era representante de los asuntos de William Wheelwright en Valparaíso. Éste era un estadounidense de nacimiento, vinculado al capital británico que poseía en Chile las concesiones de navegación a vapor y depósitos de gas y carbón.


En 1855, siguiendo instrucciones de Wheelwright, primero hará escala en Estados Unidos, para luego arribar a Londres.

Alberdi en la época de las "Bases" en Valparaíso, Chile.

Allí Alberdi ofertará el monopolio del tráfico fluvial sin condicionamientos. En septiembre llega a París; allí intenta ceder concesiones para la navegación a vapor y la construcción de ferrocarriles.
Alberdi reconocerá como su error, la normativa que prohibía la reelección presidencial. Urquiza tiene el candidato para sucederle: Alberdi. Era el intelectual más prestigio que había actuado idóneamente como ministro de la Confederación en Europa. Esto se lo confesó Urquiza a su ministro en Brasil –Luis José de la Peña- diciendo que en caso de que el tucumano no aceptara, prefería al Dr. Salvador María del Carril. Pero todo se desvaneció porque el círculo de Del Carril boicoteó la candidatura con bien fundadas expectativas personales.
Mientras tanto, Alberdi en España, debía procurar el reconocimiento de la Confederación por parte de la madre patria. España aprovechó la situación de escisión nacional para exigirle a la Confederación una vieja deuda de los tiempos coloniales y que los hijos de españoles siguieran la nacionalidad de sus padres. Alberdi aceptó (29/4/1857). Al llegar a Paraná el acuerdo fue rechazado. Esta fue la ruina definitiva de la candidatura de Alberdi, que quedará “con la sangre en el ojo”, mientras Del Carril lanza desvergonzadamente se precandidatura presidencial.

Justo J. de Urquiza pensó, en primera instancia, que fuera su sucesor en la presidencia de la Confederación Alberdi.

Alberdi aconsejará a Urquiza la eliminación de los nombres de Del Carril y Derqui. E irá más lejos, diciendo que se podría elegir a cualquier ciudadano, procurar una rápida reforma de la carta constitucional en el principio de no reelección y que el entrerriano se catapultara a dos períodos más. La sugerencia no encontró eco.
Por lo visto, la figura de Urquiza le merecía al insigne tucumano un concepto altísimo. Hasta que pocos años después –en sus Escritos Póstumos- cambié diametralmente de opinión y diga “¿Para qué ha dado Urquiza tres batallas? Caseros, para ganar el gobierno; Cepeda, para ganar una fortuna; Pavón, para conservarla”.
El nuevo presidente de la Confederación, Derqui, le ofrecerá a Alberdi la cartera de Hacienda en su gabinete, pero éste no aceptará. Seguirá cumpliendo funciones diplomáticas en Europa hasta 1862. En esa fecha será separado del cargo, no obstante, continuará residiendo en el Viejo Mundo. Recién volverá a Buenos Aires en 1879 para ocupar una banca en el Congreso Nacional, luego de cuarenta años de ausencia.

Placa en homenaje a Alberdi en su vivienda de París, 
al cumplirse el centenario de su deceso.

Sin salud y superado por la agotadora práctica política, rechaza ofrecimientos para ocupar cargos de jerarquía política. Volverá a Europa en 1881. Casi sin amigos –por la no aceptación de su transformación ideológica-, apremiado por las dificultades económicas, morirá en París.

miércoles, 17 de junio de 2015

18 DE JUNIO DE 2013: LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DECLARA INCONSTITUCIONAL LA LEY DE ELECCIÓN DE LOS MIEMBROS DEL CONSEJO DE LA MAGISTRATURA.

Por mayoría de seis votos contra uno, el máximo tribunal de justicia dispuso la “inaplicabilidad” de la ley 26.855, 
promulgada en mayo de 2013.

Seis de los siete jueces de la Corte decidieron que no habrá elección popular de los miembros del Consejo de la Magistratura ni reforma alguna de la composición de ese organismo que amplíe en sus filas la representación ciudadana.

No prosperó la democratización del Poder Judicial, reafirmando su calidad de "corporativo".

El tribunal declaró la inconstitucionalidad de la ley que elevaba el número de consejeros académicos y científicos de otras disciplinas, llevando el total de consejeros a 19 y estableció que los consejeros de ese estamento, así como el de jueces y abogados dejarían de ser elegidos por sus propias corporaciones para ser votados por el común de la gente. La mayoría del alto tribunal interpretó que “la elección popular directa fue reservada por el constituyente a las autoridades de índole política”. El voto disidente de Zaffaroni -exconvencional constituyente– reconoció que texto constitucional dejó indefinida la integración del Consejo, que delegó en el Congreso. “La representación estamentaria en la Constitución es una excepción, en tanto que la regla republicana es la representación popular”.

El juez Raúl Eugenio Zaffaroni no estuvo de acuerdo con la declaración de inconstitucionalidad de la reforma al Consejo de la Magistratura y emitió un voto en disidencia.

El fallo de la Corte invalida la ley promulgada el 27 de mayo de 2013. La anulación del llamado a elección popular de consejeros, dice que no afecta el proceso electoral para diputados y senadores. Especifica que la ley que queda vigente es la que data de 2006… Todo seguirá como hasta hoy: un Consejo que goza de una parálisis crónica, compuesto por 13 miembros, de los cuales cuatro son legisladores del oficialismo, dos de la oposición, un delegado del Poder Ejecutivo, tres jueces, dos abogados y un académico. El tribunal interpreta que será el modo de “evitar una parálisis”. Aclara que sigue vigente la mayoría de dos tercios de los presentes para elegir jueces y promover acusaciones, en lugar de mayoría simple (mitad más uno del total de consejeros) que la corporación judicial consideraba una amenaza por dar poder de definición al oficialismo.

Momento en el que se habían oficializado los cambios sancionados 
para el Consejo de la Magistratura unos día antes.

La Corte resolvió tomando un único planteo judicial iniciado por Jorge Rizzo, el titular del Colegio de Abogados de Capital Federal, por eso la jueza María Servini de Cubría declaró inconstitucional la reforma y el fallo se hizo eco de la línea argumental que invocaron la Asociación de Magistrados y la Federación Argentina de Colegios de Abogados (las entidades más representativas de ambas corporaciones) en todas las medidas cautelares y planteos de inconstitucionalidad que sembraron en tribunales del todo el país, a las que más de una decena de juzgados hicieron lugar.

Jorge Rizzo, titular del Colegio de Abogados de Capital Federal.

El razonamiento de los jueces de la Corte, parte del concepto de que el Consejo de la Magistratura se creó para dar más independencia al Poder Judicial y “despolitizar” el proceso de designación de jueces, a través de concursos que prioricen la “idoneidad científica y profesional por sobre la discrecionalidad”. Antes los jueces eran elegidos a dedo por el poder político. Ahora, el Poder Ejecutivo tiene que elegir (con acuerdo del Senado) de una selección previa de postulantes, en función de los exámenes en el Consejo de la Magistratura. Para “afianzar la independencia de los jueces como garantía de los habitantes” también, dice la Corte, rige un procedimiento que “despolitiza” la “selección de miembros” de ese cuerpo, “dispone su selección a través de sus respectivos estamentos y establece un equilibrio en su modo de integración”.

Aquí vemos quienes -con la honrosa excepción de Zaffaroni- defendieron el exclusivismo de su siniestra corporación.

Con ironía, el fallo apela al diccionario para mostrar el significado textual de ciertas palabras presentes en la Constitución. Entonces traduce que “equilibrio” no alude a una composición numérica “igualitaria” sino a “contrapeso, armonía”, que ningún sector pueda ejercer hegemonía sobre el otro. También señala que cuando el texto constitucional dice que además de los legisladores, abogados y jueces, el Consejo estará constituido “asimismo” por académicos y científicos, y que esa palabra quiere decir “también”, lo que implica que para ese sector fue previsto un lugar “complementario” en el organismo. “No les ha dado un rol central (...) el texto constitucional no ofrece dudas en cuanto a que este sector no está en el centro de la escena”, dice el fallo para refutar el incremento de uno a seis académicos/científicos.

martes, 16 de junio de 2015

17 DE JUNIO DE 1982: ES RELEVADO DE LA PRESIDENCIA DE FACTO LEOPOLDO F. GALTIERI.

Leopoldo Fortunato Galtieri, quien decía que los yanquis lo llamaban "el general majestuoso", todavía tomándole el pelo por su conocida condición de beodo consuetudinario.

En la Guerra de Malvinas, las últimas líneas de infantería argentinas se desmoronan y el 14 de junio se declara el cese del fuego: el general de utilería Menéndez se rinde incondicionalmente ante los jefes británicos.

Rendición del general (de utilería) Mario B. Menéndez ante el comandante británico Jeremy Moore.

El 15, se sabe que Puerto Argentino cayó en manos británicas y más de 10.000 soldados argentinos son prisioneros de guerra en las islas. Se habían perdido todos los armamentos, equipos y abastecimiento. Los muertos eran 730 (en su mayoría jóvenes soldados) y casi un millar más estaban heridos.

Liniers, uno de los más renombrados artistas gráficos, retrató la Plaza de Mayo de las Malvinas. Una mirada implacable para los hechos trágicos de 1982: una derrota bélica ante el Reino Unido que le costó la vida a 730 argentinos. Las viñetas, impresas como gigantografías, se expusieron en el Palais de Glace de Buenos Aires, como parte de las celebraciones del Bicentenario de la Revolución de Mayo de 1810.

Galtieri intenta obtener apoyo popular queriendo continuar con las hostilidades, para lo cual convoca a una concentración en Plaza de Mayo. Pero la concurrencia, de alrededor de 15.000 personas, es dispersada con gases lacrimógenos, concluyendo por repudiar al gobierno con los epítetos de “traidores” y “cobardes”.

Día de la resistencia final en la Guerra de Malvinas.

El presidente Galtieri decide dar una explicación para atemperar los ánimos y lo hace por la pantalla televisiva esa misma noche, ahondando así más el disgusto no sólo de los sectores populares sino de los mandos de las tres fuerzas. Su planteo consiste en continuar la guerra desde el continente, aunque se considera traicionado por los Estados Unidos. Ahora, “sorprendido” por el apoyo yanqui a los británicos, parece haber descubierto –con cierta tardanza- la importancia del nacionalismo, al cual había infamado cuando enviaba oficiales argentinos a Nicaragua para colaborar con el imperialismo.

Galtieri, Nicanor Costa Méndez y el secretario de Estado yanqui Alexander Haig.

Pero es demasiado tarde y su borrachera –estado más o menos permanente en él- nada tiene que ver con la realidad del pueblo argentino, ni de sus fuerzas militares. Ha perdido la confianza de los altos mandos y es relevado del cargo, siendo designado como nuevo mandatario el general (de cartón) Reynaldo Bignone. La derrota militar es también derrota política y las Fuerzas Armadas reconocen que la función de Bignone será institucionalizar el país en consenso con los partidos políticos”.

Sin palabras...

Tres meses después de la derrota, se conocen las críticas formuladas por el Informe de la Comisión Calvi. De éste surge: “Primero, que la operación Malvinas fue concebida y ejecutada en un marco referencial absolutamente falso […] En el aspecto internacional, se le explicó al general Menéndez, designado gobernador poco antes, que todo era conducido por el ministro de Relaciones Exteriores, Nicanor Costa Méndez, quien ya tenía todo solucionado y que la votación en el Consejo de Seguridad (de la ONU) iba a ser favorable nueve a siete y de lo contrario, se contaba con el veto de la URSS y de China… y que el personal superior y subalterno recibió la información de que todo era prácticamente simbólico, que no existiría reacción del oponente y prácticamente se estaba ante un desfile militar”.

El liquidador del "Proceso": Reynaldo Benito Bignone.

En otra parte del mismo informe, se afirma que “las tropas de la III Brigada que llegaron sin pertrechos y casi sin municiones, habrían sido acampanadas en proximidades de la pista aérea porque –según informaciones de los superiores- ese lugar no sería jamás atacado, puesto que no iba existir enfrentamiento bélico”. Por su parte, el teniente coronel Mohamed Alí Seineldín declara: “No se pensó que Inglaterra concurriera como lo hizo, con todo el potencial de la OTAN sumado al de Estados Unidos, la Comunidad Económica Europea y de cuántas ayudas uno no sabe habrán surgido”. 

El Teniente Coronel Mohamed Alí Seineldín portado granadas M-67, guerra de Malvinas.

Estos testimonios dan cuenta del grado de improvisación, ignorancia política y errónea estrategia que predominó en la cúpula de las Fuerzas Armadas. Pero, más allá de estas reflexiones acerca de los motivos que decidieron a las Fuerzas Armadas a intentar la recuperación de las Malvinas y más allá también de los reparos por provenir el intento de un gobierno represor y entreguista, la reivindicación de las islas es una causa legítima y como tal es asumida por el pueblo argentino. De ahí que la derrota –especialmente después de falsedades exitistas difundidas por la prensa- fuese recibida con indignación por parte de los sectores populares e inclusive, dentro de las Fuerzas Armadas, provocando la caída de Galtieri.

lunes, 15 de junio de 2015

16 DE JUNIO DE 1923: KURT GUSTAV WILCKENS ES ASESINADO EN LA PRISIÓN POR ERNESTO PÉREZ MILLÁN TEMPERLEY.

Tapa del periódico anarquista "La Protesta", 
donde aparece la fotografía de Kurt G. Wilckens.

Kurt Wilckens, hijo de August Wilckens y Johanna Harms, nació el 3 de noviembre de 1886 en Bramstedt, Schleswig-Holstein, Alemania. Estudió jardinería, ingresando en 1906 al servicio militar en una compañía prusiana.

Más nítidamente, Kurt Wilckens.

En 1910 viajó a los Estados Unidos para desarrollarse como periodista u obrero de la gráfica. Entró en contacto con las ideas libertarias. En EE.UU. tuvo su primer conflicto con la represión. Trabajando en una fábrica de escabeche y conservas de pescado que producía dos tipos de productos: una primera marca de buena calidad y una segunda de menor calidad. La mejor iba a barrios de la burguesía y la segunda a los barrios obreros. Kurt convenció a sus compañeros de proceder de manera inversa; el alemán fue expulsado de la fábrica. Participó en una serie de huelgas en un trabajo que tuvo en las minas de carbón; fue deportado a su país natal en marzo de 1920.
Al enterase del fuerte movimiento obrero anarquista argentino, en septiembre de 1920 llegó a Buenos Aires. Trabajó como corresponsal de dos periódicos alemanes, el Alarm de Hamburgo, de la Federación Libertaria Anarquista y las Comunidades Libertarias de trabajadores de Alemania; y Der Syndikalist de Berlín, correspondiente a la Freie Arbeiter-Union Deutschlands.

El asesinato de Wilckens por Pérez Millán Temperley, según la ilustración del diario porteño Crítica.

Aquí trabajó en chacras frutales de Cipolletti, Río Negro. Más tarde, lo hizo como estibador, tomando contacto con los trabajadores rurales y sus organizaciones obreras. Wilckens, ante los hechos de los trabajadores fusilados en la Patagonia, se convenció de que éstos merecían justicia y la idea de la justicia proletaria se arraigó en su mente. Según Osvaldo Bayer, Andrés Vázquez Paredes, vinculado a los grupos expropiadores, habría sido quien le proporcionó la bomba. Wilckens no tenía idea de cómo se fabricaba una bomba. Su formación era tolstoyana y pacifista, de hábitos vegetarianos, igualmente comprendía a los compañeros más revolucionarios que no podían soportar la violencia de los patrones y los gobiernos.

El anarquista español Andrés Vázquez Paredes fue quien le proporcionó la bomba a Wilckens para que hiciera justicia con Varela.

El 27 de enero de 1923, el teniente coronel Héctor Benigno Varela salió de su casa alrededor de las 7 de la mañana. Diecisiete heridas, trece producidas por la bomba y cuatro balazos (cifra con la que Varela solía ordenar que asesinen a sus víctimas), son las que le inflige a Varela.

Momento en que Wilckens ejecuta a Varela,según la reconstrucción del filme "La Patagonia Rebelde".

El teniente coronel Varela había sido el ejecutor del fusilamiento de centenares de peones patagónicos en las huelgas rurales de 1921-22, durante el gobierno de Hipólito Yrigoyen.
El alemán también resultó herido al cubrir a María Antonia Pelazzo, de 10 años de edad, quien se cruzó imprevistamente entre ambos; heridas que le obligaron a permanecer en el lugar hasta que la policía llegó. 

Otra imagen de Kurt Gustav Wilckens.

En una carta del día 21 de mayo de 1923, Wilckens escribió sus razones de lo acaecido: “No fue venganza; yo no vi en Varela al insignificante oficial. No, él era todo en la Patagonia: gobierno, juez, verdugo y sepulturero. Intenté herir en él al ídolo desnudo de un sistema criminal. ¡Pero la venganza es indigna de un anarquista! El mañana, nuestro mañana, no afirma rencillas, ni crímenes, ni mentiras; afirma vida, amor, ciencias; trabajemos para apresurar ese día. Kurt Gustav Wilckens”.

Kurt Gustav Wilckens, vindicador y romántico.

El 16 de junio de 1923 Kurt Wilckens murió en prisión asesinado por Ernesto Pérez Millán Temperley, miembro de la Liga Patriótica Argentina y pariente de Varela. Dos años más tarde, el 9 de noviembre de 1925, Pérez Millán Temperley murió después de una agresión producida por otro interno, Esteban Lucich, que actuó siguiendo las directivas del anarquista ruso Boris Wladimirovich.

Osvaldo Bayer,el gran historiador dedicado a temas sociales y al movimiento anarquista.

Es muy interesante la conclusión de Osvaldo Bayer en el periódico Página/12 del sábado 12 de marzo de 2011: “Matar al tirano. No como regla ni como costumbre. Sólo como llamado de atención a los del poder omnímodo: ninguna violencia de arriba es gratuita. Siempre se va a volver contra el que la inició. Tampoco la venganza es una solución, pero es algo incontenible, humano. Una reacción de los generosos que dan su vida para acabar con los crímenes de los que ejercen el poder. Algo para aprender”.

domingo, 14 de junio de 2015

14 DE JUNIO DE 1928: NACE EN ROSARIO ERNESTO "CHE" GUEVARA.


Ernesto Guevara de la Serna, 
meses después de haber nacido en Rosario.
Nació el 14 de junio de 1928 en Rosario, Santa Fe, República Argentina, en una familia de elevado nivel intelectual y económico.

Ernestito Guevara siendo niño.


Al culminar el bachillerato se matriculó en la Facultad de Medicina. Siendo aún estudiante emprendió una gira por el continente en compañía de un amigo con el propósito de hacer investigaciones sobre la lepra y ayudar a combatirla junto a otras enfermedades sociales.
En una vieja motocicleta que ellos llamaban "La poderosa", a pie, en balsas de troncos por los ríos llegaron a su destino: el leprosario San Pablo, en un islote de la Amazonia peruana. Allí obtuvieron trabajo dedicándose a la investigación en el laboratorio y la atención directa a los enfermos.



Ernesto Guevara, jovencísimo, 

estudiante de Medicina.



De regreso a Argentina, obtuvo su título con el máximo puntaje y retomó el camino de América.


La explosiva situación de Guatemala, donde el imperialismo se disponía a aplastar la incipiente revolución de Jacobo Arbenz, atrajo al joven médico quien llegó a la capital con la aspiración de ejercer la medicina y la investigación científica en la selva de Petén.
Jacobo Arbenz, presidente legítimo de Guatemala.


Cuando Jacobo Arbenz fue derrocado, Guevara propugnó la inmediata organización de la defensa popular y reclamó en vano que lo enviaran al frente de batalla. Huésped de la embajada argentina, Guevara ayudó a sus amigos cubanos, argentinos, guatemaltecos a escapar de la persecución.


Ernesto durante su estadía en Guatemala.

La situación interna de Guatemala lo obligó a buscar refugio en México, donde conoció a Raúl y Fidel Castro. Desde el primer encuentro, el "Che" se incorporó como médico de la futura expedición del Granma.

La represión batistiana llegó a México. Fidel y un grupo de sus compañeros fueron detenidos y también el Che y su compañera (Hilda Gadea).




Fidel Castro y el "Che" Guevara en México.
Hilda Gadea, Ernesto Guevara e Hildita.

Muy pocos en América creían en la victoria que posteriormente alcanzaría este grupo de jóvenes. Se les consideraba líricos en busca de la inmortalidad. Sin embargo, los soñadores tomaron el poder. Ernesto Guevara fue nombrado presidente del Banco Central de Cuba y más tarde ministro de Industrias.

El Che Guevara, presidente del Banco Central de Cuba.

En 1965, silenciosamente dejó los altos puestos en la revolución cubana y se marchó al Congo al frente de una legión de voluntarios cubanos, participando, bajo el seudónimo de Tatú (que quería decir dos en awahili) en la lucha anticolonialista. De su paso por África quedan testimonios en Tanzania, Argelia y Benín.

El Che Guevara en el Congo.
Regresó a Cuba y durante dos años planeó lo que él mismo llamó vietnamización de América Latina. "Crear dos, tres, muchos Vietnam", había dicho.

Nuevamente en Cuba, con su compañera Aleida March 
y los cuatro hijos habidos en ella.
Llegó a Bolivia encuadrado dentro del ELN (Ejército de Liberación Nacional). Buscaba crear un poder popular a partir de Ñancahuazú, la región donde había surgido la guerrilla y desde allí expandir sucesivos frentes guerrilleros a los países vecinos del continente.

Ernesto "Che" Guevara, al ser hecho prisionero en Bolivia.


La CIA estaba tras él. Sus perseguidores eran los rangers bolivianos entrenados y asesorados por los boinas verdes, venidos de Vietnam. En la noche del 8 de octubre de 1967, le tendieron un cerco y el comandante Guevara cayó herido. Llevado a la población de La Higuera, agentes cubanos de la CIA lo reconocieron. El lunes 9 de octubre, el sargento Mario Terán Ortuño lo asesinó con dos ráfagas de ametralladora. Su cadáver, atado al trineo de un helicóptero, fue trasladado a Vallegrande, donde se lo sepultó en forma secreta. Sus manos amputadas sirvieron de testimonio de identificación para peritos provenientes de Argentina.

viernes, 12 de junio de 2015

13 DE JUNIO DE 1946: SE INICIA LA CAMPAÑA DE LOS 60 DÍAS PARA ABARATAR EL COSTO DE LA VIDA.

El gobierno y los trabajadores veían que la especulación y la inflación eran el resultado de la no inversión en la productividad, 
culpabilizando a los inescrupulosos empresarios.

El mayor problema económico en los primeros años del gobierno peronista fue –como si fuera un sino- la inflación. Dentro de un panorama general de crecimiento sostenido, el aumento de precios era muy visible aunque llevadero. Aunque sería menor que el de los años de crisis (1949-1952). Era inocultable que este incremento preocupaba al gobierno, a los industriales y a los sindicatos.

“Precios cuidados”. Así denominó el gobierno de Cristina Kirchner a su plan de contención de aumento de precios en productos de consumo masivo.

Estaban de acuerdo en que se conseguiría una solución significativa alcanzando mayores niveles en la producción. Tanto la inflación como la caída del rendimiento industrial, los antiperonistas la imputaban a problemas políticos, atravesados por esa misma dinámica: gobierno-oposición.

Ironía acerca de a qué factores consideran inflacionarios y ausentes de productividad los sectores capitalistas concentrados: Exceso de mano de obra o salarios altos de los trabajadores, por eso les queda como único recurso el desempleo o el paro (como dicen los europeos).

Desde la prensa peronista se denunciaba sabotaje y se señalaba como los mayores responsables de la especulación a los industriales y a los comerciantes: actualmente, cuando no pueden burlar el derecho obrero, cuando deben pagar jornales dignos de seres humanos –y decimos dignos y no “justos” porque eso sería lo esperable de otro ser humano que no especula-, y cuando deben respetar al proletariado, han variado la táctica y modificado sus planes. Esconder las mercaderías produciendo injustificada escasez, elevar a cifras escandalosas los precios.

 Fotografía de Juan D. Perón y cuadro de un trabajador, por Ricardo Carpani

Según El Laborista (4 de febrero de 1946), únicamente una mayor producción sofocaría la especulación. Los precios eran altos porque los industriales habían menguado la producción intencionadamente.

Periódico El Laborista.

El periódico CGT, en mayo de 1946, elaboró el proyecto de participación obrera en las ganancias pero se planteaba la necesidad que la misma tuviera como base y seguridad un permanente control interno en la empresa mediante un órgano constituido por obreros y empleados; sin ese control, la reforma oficial, concluyen, podría ser ilusoria (CGT, 1 de mayo de 1946).
La supervisión debía ser doble: por un lado, controlar los precios y la mercadería proveniente de los grandes industriales; por el otro, incrementar la producción.
La inquietud no era solo de la prensa. El 13 de junio de 1946, Perón anunció el inicio de la campaña de sesenta días para abaratar los artículos de primera necesidad. Todavía no hacía diez días que había asumido. En su discurso dijo que, si en el término de sesenta días los comerciantes no se ponían “a tono” con las circunstancias, se establecerían los precios fijados por el Consejo Nacional de Post Guerra, y aquellos que no pudieran vender a esos precios deberían cerrar. A mediados de julio, el secretario de Industria y Comercio, Rolando Lagomarsino, firmó un decreto destinado a reprimir las maniobras especulativas de hilado de algodón, lana y rayón.

Afiche del primer peronismo en el Museo del Bicentenario.

Desde el sector patronal, se afirmaba que el encarecimiento de las mercaderías textiles se debía a un aumento del precio de los hilados, a los salarios, a las cargas sociales, y a la caída de la producción por obrero: …a causa de exceso de “enfermedades pagas” y de días feriados y de la falta de un verdadero espíritu de trabajo (¡Pero yo no entiendo cómo estos trabajadores no se avienen a ser esclavos, como lo eran antes de Perón!), consecuencia en algunos casos de una insuficiente retribución (que no es poco), pero en otros de una indebida interpretación de la justicia social que no significa amparo a la haraganería sino oportunidad de trabajo debidamente remunerado y protección ante la imposibilidad de practicarlo.
Para los industriales, el camino por seguir para limitar los aumentos no era el control de precios: era necesario restablecer el equilibrio entre oferta y demanda, y frenar nuevos aumentos de costos.

Perón anuncia la "Batalla de la Producción".

En paralelo a estos controles, se buscaba incrementar la producción. El 14 de agosto de 1946, desde la sede de la Secretaría de Industria y Comercio, Perón anunció la batalla de la producción. Unos meses después, en el mensaje que dio al cumplirse cuatro meses de su gobierno, afirmó: …para lograr la victoria debemos permanecer unidos, con la mirada puesta en el esplendoroso porvenir económico de la Patria, y mantenernos fieles a la consigna del momento: ¡producir, producir, producir!

jueves, 11 de junio de 2015

12 DE JUNIO DE 1926: EN RUFINO, PROVINCIA DE SANTA FE, NACE UNO DE LOS MEJORES ARQUEROS ARGENTINOS: AMADEO CARRIZO.

Amadeo Carrizo, el gran ídolo que cuidó por 24 años 
el arco ''millonario''.

Su nombre completo es Amadeo Raúl Carrizo Larretape. Exfutbolista argentino de las décadas de 1940, 1950 y 1960. Innovador en el puesto de arquero, tal es así que podemos considerarlo el gestor de una “escuela” de alcance latinoamericano. Jugó ininterrumpidamente en el Club Atlético River Plate durante 24 años –desde 1945 hasta 1968-; el Millonarios de Bogotá (Colombia) en 1969/70 antes de su retiro definitivo; y el Seleccionado argentino.

Uno de los más grandes, según el gusto personal de cada uno. Amadeo revolucionó el puesto de arquero.

Había debutado en 1945 a los 19 años de edad. En total intervino en 595 encuentros (teniendo en cuenta los partidos con Alianza Lima y Universitario): 513 oficiales con River Plate, 24 en la Copa Libertadores de América también con River Plate y 20 con la Selección Argentina.
Participó del Mundial de Suecia de 1958, siendo duramente criticado por su actuación, sobre todo en la dura derrota por 1-6 ante Checoslovaquia, pero tuvo su revancha cuando ganó la "Copa de las Naciones", disputada en Brasil en 1964, terminando con la valla invicta, ante equipos de la envergadura de Portugal, Inglaterra y Brasil, el, en ese momento Campeón del Mundo (consagrado en Chile 1962), teniendo Carrizo una destacada actuación en todos los partidos, pero sobre todo ante el dueño de casa, en donde Amadeo fue enorme, al frustrar uno tras otro los intentos del equipo de Pelé, y coronando su tarea con un penal que le contiene con "mano cambiada", dirigido por Gerson al ángulo izquierdo, una noche de aquellas, para Argentina y Carrizo.

Amadeo con el equipo de la Selección Nacional en la Copa de las Naciones disputada en Brasil en 1964.

A los 42 años de edad mantuvo su valla invicta 769 minutos. El récord se registró el 14 de julio de 1968.
Además reforzó en dos partidos únicos a dos clubes peruanos en 1969, al Alianza Lima (ante el Dinamo de Moscú de Lev Yashin) y al Universitario (ante el Corinthians del Brasil). El gran arquero ruso Lev Yashin apodado "La araña negra", lo llenó de elogios y en el único partido que se enfrentaron, el ruso le regaló como homenaje sus guantes. Fue compañero entre otros de Alfredo Di Stéfano, otro grande de River Plate y Millonarios.

Carrizo y Lev Yashin. Tal vez los dos más grandes arqueros del mundo que se admiraban mutuamente.
   
Pionero en la innovación de técnicas y estrategias en su puesto de guardameta, tales como salir de su área para participar en la defensa; lanzarse a los pies del contrario para arrebatarle el balón en un ataque y utilizar el saque de portería para iniciar un contraataque.

El Gran Amadeo en plena acción.

En 1973 dirigió al Once Caldas, también, de Colombia.
Como más tarde Antonio Roma –famoso arquero de Boca Juniors-, Carrizo recibió el apodo de Tarzán –su altura era 1,88 mts- por sus espectaculares acrobacias en la defensa del arco. También fue definido en medios europeos como el mejor guardavalla del siglo XX en Latinoamérica. La revista especializada "El Gráfico", en una nota lo calificó como: "Un Maestro Sin Época".
Según las últimas informaciones al respecto, se encuentra afincado en el barrio de Villa Devoto en la ciudad de Buenos Aires.
El 16 de diciembre de 2004, Millonarios de Bogotá le brindó un homenaje por los dos años en que jugó en el club, en partido ante River Plate en celebración de la Copa Amadeo Carrizo, el que terminó empatado 2-2.
Desde el 17 de agosto de 2008, el sector bajo de la Platea General Belgrano del Estadio Monumental lleva su nombre.

Gran Póster Amadeo Carrizo ¡Maestro Sin Época!

En su honor, el Senado argentino instituirá el 12 de junio como "día del arquero argentino". Históricamente, la frase "el día del arquero" ha sido utilizada en la Argentina como un eufemismo para referirse a algo que nunca sucederá.
El 27 de diciembre de 2013 fue nombrado presidente honorario del Club Atlético River Plate.
El 13 de abril de 2014 recibió un emotivo homenaje en el Estadio Monumental, minutos antes del partido disputado entre River Plate y Atlético Rafaela. Amadeo Carrizo entró al campo de juego vestido como en su época de arquero, acompañado por jóvenes también ataviados con atuendos similares. Recibió una gran ovación del público presente.
El Gran Amadeo en el año 1950 participó de una película “Cinco grandes y una chica”, en la cual fueron protagonistas Los Cinco Grandes del Buen Humor, obviamente, y su director fue César Vatteone.