martes, 30 de septiembre de 2014

2 DE OCTUBRE DE 2012: CAMBIO EN LIQUIDACIÓN DE SUELDOS, FUERTE PROTESTA ENTRE PREFECTOS, SE CONCENTRAN EN EL EDIFICIO GUARDACOSTAS.



Protesta de prefectos y gendarmes frente al Edificio Guardacostas.
Los efectivos de Prefectura coparon las entradas de dos sedes de la fuerza en la ciudad de Buenos Aires; protestaban por una cuestión salarial. El secretario de Seguridad, Sergio Berni, sostuvo dos reuniones y pidió 24 horas para su resolución; la medida aplicada por decreto presidencial apuntaba a reordenar la escala salarial. Al principio hubo acuerdo pero en la segunda reunión se cayó lo pactado en el edificio Guardacostas -avenida Eduardo Madero 235- “por la radicalidad de los asistentes”, afirmó el ministerio de Seguridad.

Ante la protesta "salarial" de los uniformados, la ministra de Seguridad, Nilda Garré y secretario de la cartera, Sergio Berni, informaban a la población.
 
Un equipo de Economía revisó la liquidación realizada en Prefectura sobre la base del decreto, mientras la presidenta Cristina Kirchner se reunía en la quinta de Olivos con los ministros de Seguridad y Economía, Nilda Garré y Hernán Lorenzino, y jefes de la fuerza.

El ministro de Economía, Hernán Lorenzino, se hizo presente esa noche en el edificio Guardacostas, donde un importante grupo de efectivos de Prefectura Naval realizaba una protesta por la supuesta reducción de haberes.  El decreto 1307 tenía como objetivo regular los salarios de la Prefectura y de la Gendarmería. “Esto se hizo a partir de un fallo de la Corte Suprema de Justicia, luego de una gran cantidad de amparos vigentes y de sospechosas maniobras, por las que algunos jueces -que estarían en connivencia con estudios de abogados- imponían sueldos de 30, 70 o 100 mil pesos. Es decir, sueldos totalmente distorsionados”.

La protesta que iniciaron los integrantes de las fuerzas de seguridad se desató luego de que se realizara una errónea liquidación salarial a partir de una mal interpretación del Decreto 1307/2012. 
En diciembre de 2011 se habían caído varias cautelares lo que influyó en el descontento. “El decreto estipula que se blanquee el 30% del sueldo y el otro 70 siga siendo no remunerativo por tratarse de suplementos. Esto trajo una baja en el sueldo por las cargas sociales y ganancias”.

Lorenzino, Abal Medina y Garré se refieren a que la protesta sin sustento terminó con el descabezamiento de las cúpulas de la Prefectura y la Gendarmería, que incluyó a sus jefes y a una veintena de altos mandos.
Berni propuso, para el caso de los “no judicializados”, revertir la situación para que ganen en mano lo mismo que el mes anterior. Y “los que tienen cautelar se les revisará la liquidación que hizo la Prefectura”. Éstos eran los más enfurecidos, cuando se acercó Berni para charlar. En la primera aproximación los suboficiales jóvenes reclamaban poder organizarse sindicalmente y los más antiguos querían que se reflejara en su sueldo los años de servicio. La oferta fue aceptada, pero en una segunda reunión con grupos de otras reparticiones de la Prefectura y sus familiares no hubo acuerdo.

Las negociaciones que habían iniciado el secretario de Seguridad, Sergio Berni, y representantes de los efectivos subalternos de Prefectura se empantanaron luego de que fuera rechazada una propuesta para dejar sin efecto el decreto 1307/12.
 
Un prefecto que participó de la segunda reunión dijo que Berni insistió con las 24 horas de gracia, siendo desestimado porque -según el primero- no se contemplaba todo el arco salarial. “Esto viene de la época de Alfonsín, que nos desenganchó de los judiciales. Hasta ese momento, un prefecto nacional cobraba igual que un juez. Después Cavallo nos sacó el plus por comandar los buques extranjeros desde La Plata al puerto de Buenos Aires”.

El personal subalterno de Prefectura decidió continuar con la protesta, aunque garantizó que no dejará a la sociedad “sin seguridad”.
 
Entonces aparecieron los estudios jurídicos y comenzaron los juicios. “Algunos abogados nos robaron, otros nos consiguieron cautelares y cobramos. Quedaron tres grupos: los que no tienen cautelar, los que tienen y los que tuvieron y la perdieron”. Otro aseguró tener 35 años de servicios y cobrar $ 7300. “Pasan muchas cosas. Nosotros no tenemos seguro de vida, como la Policía Federal, y tenemos funciones de ellos. A los que trabajan en comisarías se les paga un plus, pero si son del conurbano no lo reciben”.

Como en tantos otros casos donde realmente lo que se jugaba era la estabilidad del gobierno nacional y popular ¿No estaría detrás el CEO del Grupo Clarín Héctor Magnetto?
 
Los reclamos comenzaron a la mañana en el cuartel de la Unidad Cinturón Sur 24, en Pinzón 90, de La Boca. Allí, los prefectos aseveraron que la protesta era “pacífica” y que no estaban armados. “Nosotros no estamos autoacuartelados, estamos realizando una protesta para que nos expliquen a qué se debe la baja de sueldo”. Desde la Prefectura Naval informaron entonces que “se produjeron algunas manifestaciones de descontento en sectores focalizados de la institución”, pero sin abandono de tareas.
Al mediodía, ya estaban cubiertas las escalinatas del edificio Guardacostas. “Y ya que estamos en el baile, vamos a pedir por todo”, advirtió uno de los prefectos. El petitorio leído y ampliado varias veces durante la tarde y la noche incluía “garantizar los derechos constitucionales” para poder manifestarse, “un salario acorde a la jerarquía y a las tareas”, un piso de 7000 mil pesos, mejoras en la ART, “cobertura sanitaria a nivel nacional” y mejorar las pensiones para retirados.

lunes, 29 de septiembre de 2014

1 DE OCTUBRE DE 2012: MUERE EL HISTORIADOR MARXISTA ERIC HOBSBAWM.



El 1 de octubre de 2012 muere el historiador Eric Hobsbawm, fue uno 
de los intelectuales más influyentes de la segunda mitad del siglo XX.
 
Casi centenario, murió en Londres, Inglaterra, un “pensador clave de la historia del siglo XX”: Eric John Ernest Hobsbawm (un error administrativo alteró su apellido paterno Hobsbaum). Fue uno de los historiadores más influyentes del "corto" siglo XX, tal como él mismo lo definió. Hobsbawm sostenía que el siglo pasado, el más sangriento de la historia humana, había comenzado en 1914 con la Primera Guerra Mundial para terminar en 1989 con la caída del Muro de Berlín.

Nacido el 9 de junio de 1917 en el seno de una familia judía de Alejandría (Egipto), aunque se crió en Viena y Berlín. Sus padres fueron Leopold Percy Hobsbaum y Nelly Grün; si bien –como se dijo- eran judíos, se los podía considerar "enteramente no practicantes" en lo religioso, no así en lo cultural y social. Aunque vivieron en países de habla alemana, sus padres continuaron hablándole a él y a su hermana Nancy en inglés. Su padre murió en 1929 y, algo después, su madre, por lo cual él y Nancy fueron adoptados por su tía materna Gretl Grün y por su tío paterno Sydney Hobsbaum, que acabarían casándose y teniendo un hijo llamado Peter Hobsbaum. En 1933, la familia se traslada a vivir a Londres.
Eric fue educado en el Prinz-Heinrich-Gymnasium en Berlín, en el St Marylebone Grammar School y en el King's College, Cambridge, donde se doctoró y participó en la Sociedad Fabiana. Formó parte de una sociedad secreta de la élite intelectual llamada los Apóstoles de Cambridge. Durante la Segunda Guerra Mundial, sirvió en el cuerpo de Ingenieros y la Royal Army Educational Corps. Se casó en dos ocasiones, primero con Muriel Seaman en 1943 (se divorció en 1951) y luego con Marlene Schwarz. Con esta última tuvo dos hijos, Julia Hobsbawm y Andy Hobsbawm, y un hijo llamado Joshua de una relación anterior.

El historiador Eric Hobsbawm, su esposa Marlene y el expresidente de Brasil Fernando Henrique Cardoso en la Universidad de Oxford.
 
Se unió al Socialist Schoolboys en 1931 y al Partido Comunista en 1936. Fue miembro del Grupo de Historiadores del Partido Comunista de Gran Bretaña de 1946 a 1956. Alcanzó la mayor fama popular al fin de su vida, con una Historia universal (pero sobre todo europea) en cuatro tomos, que abarcó los enteros siglos XIX y XX.  En todos ellos, las democracias liberales son escarnecidas, y el socialismo exaltado.

Fue profesor emérito de historia social y económica de Birkbeck College, en la Universidad de Londres. Los cuatro tomos a que aludíamos anteriormente son: La era de la revolución, 1789-1848 (editado en 1969); La era del capital, 1848-1875 (ed. 1975); La era del imperio, 1875-1914 (ed.1987) e Historia del siglo XX (ed. 1994) se reúnen para conformar la más accesible, renovadora y apasionante historia universal contemporánea. Luego llegó a escribir Guerra y paz en el siglo XXI.

Los desengaños del "realismo realmente existente", como se llamó al comunismo de la Unión Soviética y sus países satélites, nunca fueron escamoteados por el gran historiador británico. Pero tampoco alcanzaron para desilusionarlo: los tanques soviéticos entraron a sangre y fuego en Hungría en 1956 y en Checoslovaquia en 1968, pero el Partido Comunista siempre lo contó entre sus más fieles afiliados. Se educó en Viena y en Berlín, en momentos en que Adolf Hitler llegaba al poder en Alemania. Exiliado en Gran Bretaña, su educación y formación no fue la misma que la de otros famosos historiadores ingleses de izquierda, como Christopher Hill, E.P. Thompson y Raymond Williams. Entre todos ellos hay sin embargo un rasgo común: la atención prestada a la Revolución Industrial y al surgimiento del capitalismo y del imperialismo como ejes de la historia en el siglo XIX y en los que siguieron. En todos ellos hay también admiración y entusiasmo por la clase obrera, en el plano político y aun en el estético.
A los admiradores de Hobsbawm, que en la Argentina son legión, les queda, ahora que ha terminado su vida, leer o releer el relato autobiográfico Años interesantes, cuyo título alude con ironía a una maldición china: "¡Ojalá te toque vivir tiempos interesantes!" Ricos en peripecias crueles y sangrientas, los que vivió Hobsbawm lo fueron.



domingo, 28 de septiembre de 2014

30 DE SEPTIEMBRE DE 2000: MUERE EL EXPILOTO DE AUTOMOVILISMO LUIS RUBÉN DI PALMA.


La tapa de revista "Corsa" exime de todo comentario 
en aquella tarde del 30 de septiembre de 2000.

El popular piloto de automovilismo Luis Di Palma se estrelló con su helicóptero, a las 18 hs, en la zona rural de Carlos Tejedor, volviendo hacia Arrecifes desde Santa Rosa, donde había estado junto a su hijo Marcos, que tenía previsto correr al día siguiente –domingo- en Top Race. La muerte de “El Loco” fue instantánea. Tenía 55 años, cuatro hijos corredores como él y un récord de más de cien victorias.

Marcos Di Palma emocionó con su primera victoria en La Plata en agosto de 1999. Marcos hace trompos en la recta mientras su padre, Rubén Luis, lo observa desde su helicóptero; luego multaron al ganador.
Di Palma había partido por la mañana desde su hangar privado de Arrecifes hacia Santa Rosa, en cuyo autódromo aterrizó el helicóptero. Ninguna torre de control de la zona tenía conocimiento del vuelo, pues sólo se comunicó con el aeroclub de Junín a las 10:30. No se supo nada más. Desde el mediodía, el corredor estuvo con su hijo Marcos, que con un Chevrolet Vectra marcó el mejor tiempo.

La última foto de Luis Di Palma. Tomando mate con su hijo Marcos en el box de Santa Rosa.
 
La nave cayó en terrenos del establecimiento 10 de Noviembre -perteneciente a la estancia Lafuente Hnos.- ubicados a unos 30 kilómetros de Carlos Tejedor,
Sus hijos lo llamaban públicamente “el Viejo”. Para los demás era “el Loco”. Sobre todo desde aquel día en el que con su pequeño avión pasó por debajo del puente de hormigón del balneario de Arrecifes. La locura por los aviones dejó paso con los años a su afición al helicóptero.

Este es el famoso puente de Arrecifes por el que Luis Di Palma 
pasaba por debajo con su avion…
 
En la inundación de Pergamino salvó vidas rescatándolas desde el aire. Era el mismo Robinson R-44, de cuatro plazas, color azul, que caería a tierra aquel nefasto día. En cierta oportunidad explicó: “Lo que pasa es que el helicóptero acelera al revés que una moto [...] Por instinto le di potencia al helicóptero como si fuera una moto, así que en realidad corté el motor. Cuando escuché que se paraba, le di a fondo... como si fuera otra vez la moto, y lo paré del todo. Pero lo fui aterrizando y aunque se me dio vuelta, salí caminando. Hice una maniobra acrobática en las peores condiciones, lo puse en el suelo y me salvé”. Pero ese día de septiembre, no tuvo suerte.

El helicóptero Robinson R-44 de cuatro plazas que piloteaba Di Palma en el momento del accidente es el más económico del mundo.
 
Luis había ganado todo: dos veces en TC, una en TC2000. Dos títulos en Sport-Prototipo, otros dos en la Mecánica Argentina Fórmula 1, en los ‘70. Bajó a la F-2 y venció. El último título en Supercart, en 1993. Ganó ¡más de 100 carreras! Con Ford, con Chevrolet, con Dodge, con Torino. Cuando Reutemann iniciaba su camino en Europa, Di Palma prefirió quedarse en la Argentina, a brillar con el éxito.

Fue poderoso y lo perdió todo, de la misma manera en que lo había ganado. Jamás pensó que iba a dejar de ganar dinero grande. Nunca hizo un buen negocio y su vida privada no fue probablemente un buen ejemplo. Aunque la devoción de sus hijos fue un premio a su actitud paterna que supo apreciar.
El Di Palma piloto de los ‘70 no tuvo rival en la Argentina, y su estrella continuó brillando hasta bien entrados los ‘80. Era aguerrido, duro de pasar, imprevisible. Punteó en Le Mans con el Nene García Veiga. Y con Berta, en el taller, formaron una dupla imbatible. Cuando viajó a Nürburgring para correr las 84 Horas de 1969, volvió misteriosamente una tarde al hotel de Adenau con dos valijas y se encerró en su cuarto. Al rato, cuando abrieron la puerta, se encontraron con Luis tirado en el piso rodeado de innumerables autitos, camioncitos, grúas, de colección.

Luis Ruben Di Palma, el que ganó en todo lo que corrió, el que se armaba sus autos con sus propias manos, el que ponía el auto los domingos en linea de largada para pelear adelante o para participar, cuando tenia presupuesto y cuando no lo tenia también, porque ante todo Luis Ruben Di Palma amaba el automovilismo.

-¿Y eso?
-Son para los pibes...
- Pero estás jugando vos...
-¿Qué quieren? Hay que ablandarlos...

Luis Di Palma con sus cuatro hijos.
 
Sus pibes: José Luis, Patricio, Marcos y Andrea, le dieron un gesto de orgullo inigualable. Se prendieron a correr con él, en febrero de 2000, las 84 Horas porteñas, con un Torino que el Loco armó en su taller. Y se pelearon en familia, como tanto los satisfacía. Luis había corrido su última carrera en Buenos Aires, en mayo de 2000.
Se murió Di Palma. Se murió un grande del automovilismo. Se fue con él un pedazo de historia grande del deporte argentino. Solía decir: “Para practicar cualquier deporte, no sólo automovilismo, es preciso tener humildad y paciencia. Sin humildad no vas a ningún lado. La paciencia te salva cuando no ganás”.

"El Pibe" Di Palma, tapa de El Gráfico a los 19 años.
 
Quien acostumbraba ser su copiloto hubiera elegido esta vez bajarse una parada antes, aunque esta vez “El Loco” iba solo.

sábado, 27 de septiembre de 2014

29 DE SEPTIEMBRE DE 1913: NACIMIENTO DEL ESCRITOR, INVESTIGADOR, SOCIÓLOGO JUAN JOSÉ HERNÁNDEZ ARREGUI.


El pensador nacional Juan José Hernández Arregui nació en Pergamino, provincia de Buenos Aires, el 29 de septiembre de 1913.

Por Eduardo Luis Duhalde.

Eduardo Luis Duhalde, secretario de Derechos Humanos durante la gestión de Néstor Kirchner.

Hernández Arregui ha sido uno de los representantes más vigorosos del pensamiento nacional, y sus esfuerzos por compatibilizar su ideología marxista con la propia realidad política de la clase obrera mayoritariamente peronista, implicaron un punto de inflexión y ruptura con las formas de aproximación de la izquierda al peronismo.

Una gran síntesis de la visión de la realidad argentina de Hernández Arregui.
 
Fue un hombre de indudable y decisiva influencia en la militancia de las generaciones del sesenta y del setenta. Un ser íntegro, modelo de intelectual revolucionario, profundamente ético, austero, riguroso y apasionado, inclaudicable en su combate cotidiano contra “los enemigos del pueblo”. […]

Repensemos todos los que tenemos acceso 
aunque más no sea a un medio ¿qué hacemos?
 
[…], una lectura lineal y acrítica puede llevar a una distorsión del necesario enfoque que desde el presente argentino debemos hacer de nuestra realidad. A casi cinco décadas de su primer libro de ensayos, hoy es indispensable esta revisión crítica de su pensamiento, sacar a la luz el núcleo central de sus ideas y contraponerla con la experiencia vivida […].

La advertencia cabe especialmente en relación a la unidad “pueblo-ejército” preconizada por él, como [por] Jauretche […], con su mirada puesta en las fuerzas armadas de Mosconi, Savio y Perón, no en las de Aramburu y Rojas y sin imaginar siquiera que habría otras de Onganía y Lanusse y mucho peor aún las de Videla, Massera y Camps. También cabe leer con el sentido crítico de su ubicación histórica, las referencias al Movimiento Peronista como instrumento liberador, ya que aún no eran los tiempos del menemismo y de la traición neoliberal de la burocracia peronista, que concluirían convirtiendo al movimiento de masas organizado en un partido del régimen travestido ideológicamente.
Hernández Arregui centró su obrar en la difusión del pensamiento escrito, su acción fue fundamentalmente ideológica a través del análisis de la realidad presente y pasada. Se asumió como parte de una izquierda nacional que definió como “una corriente de pensamiento” que tiene por fin aplicar “la teoría general marxista a un caso nacional concreto”. Hernández Arregui logró ser el camino ideológico más importante para la nacionalización de vastos sectores de la izquierda. Tuvo el mérito de haber roto el discurso sacralizado y vacuo de una izquierda que, en sus principales expresiones orgánicas e intelectuales, aplicó hasta entonces un marxismo abstracto, preñado de generalizaciones, mera repetición de análisis válidos para realidades ajenas e incapaz de dar respuestas a la propia realidad, en tanto parte del eurocentrismo cultural.

La obra de Juan José Hernández Arregui se compone de varios libros. Dos de ellos, principalmente, contribuyeron en grado decisivo a la formación de los sectores del peronismo revolucionario surgido en el propio seno del movimiento de  masas. Ellos son Imperialismo y Cultura y La formación de la conciencia nacional. En el primero de ellos, un libro más de combate político, aparecido en 1957, fustigó la servidumbre cultural de nuestra “inteligentzia política”. En él atacó –muchas veces con razón irrebatible- tanto al liberalismo, caballo de Troya del imperialismo, como a la izquierda tradicional fundada en un marxismo que calificó como metropolitano y mecanicista.

De allí en más, JJHA preconizó la formación de una izquierda nacional en un país dependiente –dice- debe entenderse en sentido lato, la teoría general aplicada a un caso concreto, que analiza a la luz del marxismo, en tanto método de interpretación de la realidad, y teniendo en cuenta, en primer término las peculiaridades y el desarrollo de cada país, la economía, la historia y la cultura en sus contenidos nacionales defensivos y revolucionarios y coordina tal análisis teórico, con la lucha práctica de las masas contra el imperialismo en el triple plano: nacional latinoamericano y mundial y en este orden”. De esta concepción deviene la categoría de “socialismo nacional” pretendida por esa izquierda “nacional”.

Aunque nadie teóricamente disintiera en la necesidad de adecuar los principios generales a la realidad concreta […]